Escribe tu mensaje




¡Hábitos que te producen estrés!

Publicado por el

En la vida cotidiana el estrés se ha convertido en algo muy común, y pudiera tener justificación por el ritmo de vida que llevamos. Sin embargo, es necesario darnos cuenta del daño que genera en nuestro organismo y en nuestras emociones.

Por ello debemos analizar nuestros hábitos porque aunque no lo creas más de cinco prácticas que realizamos nos producen  estrés.

Veamos.

  1. Obsesión por cosas que no podemos cambiar:
    Todos necesitamos aceptar lo que no podemos controlar. La mejor opción es seguir adelante y reconocer que hay situaciones susceptibles a mejorarse sin caer en la frustración.
  2. No tener un horario para dormir
    Ir a la cama a distintas horas, afecta, y se puede ver reflejado en la frustrante sensación de no poder conciliar el sueño. El cuerpo debe tener una rutina fija para descansar en realidad.
  3. Olvidarse de la actividad física
    ¿Qué mejor medicina anti estrés que hacer ejercicio? Existen algunas actividades que la mayoría podemos hacer a cualquier hora y que además, resultan benéficos como: sentadillas, lagartijas, correr o simplemente caminar.
  4. Ser desordenado
    Desde no encontrar las llaves, hasta no recordar algo importante del trabajo, puede provocar sentimientos de desesperanza. Escribir listas de tus pendientes diarios, funciona a la perfección. Administra tu tiempo con base en las prioridades del día.
  5. Procrastinar
    Posponer de forma habitual los temas importantes puede convertirse en una adicción. Sí, no somos máquinas que nunca se cansan y que en ocasiones el tiempo no nos alcanza, (recuerda el punto 4, por favor) El único secreto para esto es ponerse en acción.
  6. Querer hacer todo a la vez
    Estamos capacitados para realizar muchas tareas, desde luego, pero debemos enfocarnos en hacer una de estas a la vez. Ser “multitasking” nos dispersa y distrae con facilidad. Recuerda la sabiduría popular: Quien mucho abarca, poco aprieta.
  7. Analizar mucho cada situación
    Encontrar problemas donde no los hay es una de las actividades recurrentes de los seres humanos. No vale la pena dar tantas vueltas a un asunto que no lo a merita. O al menos, dale la dimensión justa.
  8. No encontrar la fórmula para una dieta equilibrada
    Una mala alimentación puede causar un desequilibrio en el cuerpo. Hoy en día existen más opciones que funcionan como complementos para controlar las calorías que consumimos. Los productos con sustitutos de azúcar son una clara alternativa. Desde las barritas, pasando por algunos dulces y hasta Coca-Cola con su nueva propuesta Sin Azúcar.
  9. Enfocarse en lo malo en vez de lo bueno
    Hay malos días, pero así como llegan, se van. Las personas que suelen pensar en lo negativo tienden a ser más tristes. Haz aquello que te haga feliz, eso elevará tu confianza y ánimo; verás como un simple cambio de actitud, tiene repercusiones en ti y en los que te rodean.
  10. Ansiedad
    Sentirnos presionados todo el tiempo es recurrente. Es importante aprender a tomarse un tiempo para desacelerar el ritmo de vida y no olvidarnos de disfrutar de las mejores cosas que tenemos en el aquí y el ahora.

Así que ya lo sabes, está en tus manos cambiar tu vida, sólo debes tomar la decisión de hacerlo.

 

 

Más temas de interés:

La tolerancia: ¿Un valor en peligro de extinción?

Abre los ojos: Esto es lo que deberías saber de la violencia doméstica