Fernández pidió el "cese de hostilidades" en Ucrania y una nueva arquitectura financiera

El mandatario, luego de agradecer la invitación al foro, hizo eje en el conflicto bélico en Ucrania y en una necesaria remodelación del sistema financiero para que los "esfuerzos se equilibren y las ventajas se distribuyan con criterios de equidad".

Nacionales Por: visionenlinea 27 de junio de 2022
62b9975fc8066_900 (1)

El presidente Alberto Fernández clamó este lunes, en su primera intervención en la cumbre del G7 que se celebra en Alemania, por la necesidad del "diálogo" para alcanzar el "cese de hostilidades" entre Rusia y Ucrania, al tiempo que abogó "por la construcción de una nueva arquitectura financiera internacional que incluya a las periferias del mundo".

El mandatario, luego de agradecer la invitación al foro, señaló que su presencia en el G7 es en representación de la Argentina pero también en su calidad de presidente pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), espacio al que calificó como" un foro de diálogo y concertación que representa a 650 millones de habitantes".

El discurso de Fernández hizo eje en el conflicto bélico en Ucrania y en una necesaria remodelación del sistema financiero para que los "esfuerzos se equilibren y las ventajas se distribuyan con criterios de equidad".

Respecto de la guerra, recordó que la "Argentina condenó la invasión de Ucrania por parte de la Federación de Rusia" y reclamó "el pleno apego a todos los principios del multilateralismo" para alcanzar "la solución pacífica de las controversias y en el pleno respeto de los derechos humanos".

"Desde un comienzo reclamamos el cese de las hostilidades. Ahora necesitamos impulsar el diálogo entre las partes involucradas. La historia da cuenta de que cada conflicto terminó, con acuerdos logrados sobre la base de iniciativas concretas. Tomemos ya la iniciativa en procura de la paz. Hagámoslo antes que sea demasiado tarde", clamó.

Fernández subrayó que el conflicto entre Kiev y Moscú es una "una tragedia" que afectó a los flujos comerciales y la logística, "ya seriamente dañados durante la pandemia", alcanzando ahora "un punto crítico".

"Los mares están militarizados. La guerra promueve el gasto en armamentos en detrimento de la inversión en proteínas, salud o educación que tanto necesita la humanidad", agregó.

Fernández recordó a los presentes que hace exactamente 75 años, el 27 de junio de 1947, "se inició la conferencia de París que abrió el camino al Plan Marshall que ayudó a Europa a recuperarse tras la Segunda Guerra Mundial" y destacó que América Latina nunca contó con un mecanismo de ayuda de esa envergadura.

"En América Latina y el Caribe no soñamos con un nuevo Plan Marshall. Nunca tuvimos uno. Pero soñamos con un nuevo orden internacional donde los esfuerzos se equilibren y las ventajas se distribuyan con criterios de equidad. Soñamos con no ser discriminados por el mundo central y condenados a la marginalidad y al olvido", apuntó.

Para poder hacer frente a los desafíos actuales -entre los que incluyó problemáticas ambientales, sanitarias, energéticas y financieras- el jefe de Estado abogó "por la construcción de una nueva arquitectura financiera internacional que incluya a las periferias del mundo".

Fernández expuso entonces sobre los Derechos Especiales de Giro (DEGs) emitidos por el Fondo Monetario Internacional, mecanismo que la Argentina se vio imposibilitado de utilizar para la reconstrucción pospandemica ya que debió derivarlos para el pago de intereses de la deuda adquirida con ese mismo organismo durante la Presidencia de Mauricio Macri.

"La canalización de los DEGs a través del Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad debe incrementarse incluyendo a los países de renta media. No deben ser instrumentos destinados a engrosar las reservas de bancos centrales que no los necesitan. Deben tener un sentido social capitalizando bancos regionales para financiar infraestructura requerida para el desarrollo que el cambio climático además exige", apuntó.

También pidió la revisión de la política de sobrecargos cobrados por el FMI, una situación que también sufre la Argentina a causa del endeudamiento de 2018: "Constituyen una penalización inadmisible en las circunstancias dramáticas que hoy vivimos", advirtió. (telam.com.ar)

Te puede interesar

Alberto Fernández se reunió con Xi Jinping y dialogaron durante 20 minutos

El encuentro con su par chino tuvo lugar en el Hotel Mulia. Tras sufrir un episodio de hipotensión y mareos previo al inicio de la la Cumbre del G20, el Presidente fue atendido por los médicos y se determinó que presenta una gastritis erosiva con signos de sangrado, pero recibió tratamiento médico adecuado, y se encuentra en buen estado de salud.

637370b9039c5_1200