Preocupante suba en los precios de los alimentos en la primera semana de agosto

Economia 09 de agosto de 2022 Por visionenlinea
Luego de una inflación cercana al 8% durante julio, las remarcaciones prosiguieron durante el inicio de este mes. Cuáles son las claves
60a1972b0b08c

La primera semana de agosto arrancó con una suba promedio del 2,1%, lo que da cuenta de un dinámica inflacionaria que -lejos de enfriarse- parece confirmarse al menos en el rubro de los alimentos.

Así lo demuestra el último informe de la consultora LCG, que monitorea la evolución de los precios de los alimentos en las góndolas de los supermercados y en los autoservicios de barrio.

Para tener en cuenta: en la semana anterior, el alza promedio fue del 1,1%, un punto por debajo al comienzo de este mes.

En las últimas cuatro semanas, los alimentos se encarecieron 7% en promedio. Seis de los diez rubros testeados registraron alzas por encima de esa media.

Según LCG, una consultora que mide la inflación de los alimentos todas las semanas, uno de cada cuatro productos subieron de precio la semana pasada. De todas formas, el único dato "tranquilizador" (por así denominarlo), la inflación de la primera semana de agosto fue cuatro décimas inferior a la de la primera semana de julio, cuando fue del 2,5%.

Cuáles son los productos que más subieron
 

En la primera semana de agosto, los panificados volvieron a quedar como el rubro que más se encareció: 5,3%. En las últimas cuatro semanas, los panificados subieron 10,9% en promedio.

En las últimas cuatro semanas, los alimentos se encarecieron 7% en promedio
 

Detrás, el azúcar también se reivindicó como uno de los productos que más se encareció en las últimas semanas: 4,1% en la primera semana del mes y 8% en las últimas cuatro.

 
Las verduras (+2,1%); los lácteos y huevos (+1,8%) y los aceites (+1,6%) cierran la tabla de los que más subieron durante la semana pasada.

Queda claro que esta dinámica no es gratuita para la economía. El consumo masivo, luego de varios meses de crecimiento continuo -incluso luego de la pandemia-, está marcando una contracción.

Así lo estableció la última encuesta de CAME. Durante el mes pasado, y claramente por la pérdida del poder adquisitivo de las familias en medio de la aceleración inflacionaria, hubo una caída en las ventas de los comercios minoristas: cayeron un 3,5% en promedio contra igual mes del año pasado.

En el caso de los alimentos y las bebidas, la contracción fue mayor, del 6,2%.

En busca de la estabilización 
 

Todos los focos están puestos en la recuperación de las reservas del Banco Central. Esta semana será clave para eso. El ministro se juntará con las entidades del campo, con quienes intentará cerrar un acuerdo que asegure la liquidación de dólares de la última cosecha, parte de la producción de soja que quedó retenida en los silobolsas en medio de la creciente incertidumbre cambiaria.

En la primera semana de agosto, los panificados volvieron a quedar como el rubro que más se encareció: 5,3%
 

Descartada una devaluación en el mercado oficial o un desdoblamiento cambiario, las alternativas que escucha el ministro se reducen. El "algo hay que hacer" se alinea con la posibilidad de una fuerte suba de la tasa de interés, por parte del Banco Central.

Te puede interesar