Martes 7 de Diciembre de 2021

Hoy es Martes 7 de Diciembre de 2021 y son las 19:16 Te invitamos a escucharnos en VISION RADIO

32.2°


11 de mayo de 2021

Un expolicía reconoció que ideó un plan para asesinar a su mujer

Un exagente, que está siendo juzgado por intentar asesinar a su pareja durante una visita conyugal en una cárcel de la ciudad salteña de General Güemes, confesó haber engendrado un plan para cometer un femicidio y luego suicidarse. La acuchilló y la dejó gravemente herida.

El salvaje ataque ocurrió dentro del complejo penitenciario.El salvaje ataque ocurrió dentro del complejo penitenciario.
Un expolicía provincial que está siendo juzgado por intentar asesinar a su pareja durante una visita conyugal en una cárcel de la ciudad salteña de General Güemes, reconoció que había ideado un plan para concretar el femicidio de la mujer y, luego, suicidarse.

Se trata de Oscar Ramón Luna, quien reconoció ante el Tribunal Oral Federal 1 de Salta que habían sido escritas por él cuatro cartas, dirigidas a sus hijas, su suegra y un juez federal, donde contaba lo que planeaba realizar.

“Si está escrito así, no lo voy a negar”, dijo Luna en su indagatoria ante los jueces cuando le preguntaron por el contenido de las cartas.

El juicio a Luna por tentativa de homicidio doblemente agravado por el vínculo y violencia de género comenzó el 30 de marzo, con motivo del hecho ocurrido el 17 de enero de 2020 en la planta alta del Complejo Penitenciario NOA III, donde el expolicía permanecía detenido en el marco de una causa penal por transporte de estupefacientes.

Según la investigación, ese día, el acusado recibió la visita de su concubina alrededor del mediodía, con quien se dirigió al sector de visitas conyugales, y poco después la atacó armado con un cuchillo, resultando la víctima gravemente herida.

En las cuatro cartas escritas por Luna, el expolicía anticipaba los acontecimientos y explicaba sus motivaciones para asesinar a su pareja, siempre adjudicadas a que ella lo había dejado de amar.

“Que Dios, si existe, me perdone lo que decidí hacer” y “los cuidaré a ustedes y a mi hijita desde el lugar que Dios me mande a descansar”, fueron algunas de las frases escritas por Luna a uno de sus familiares, a quien también le dio indicaciones sobre sus bienes personales.

En otra misiva a un familiar, Luna comentó: “Mañana va a ser un día muy difícil para mí y toda mi familia que me quiere… No te sientas culpable de esto, aprende que no hay que tener lástima a nadie, bueno con los buenos y malos con los malos, de donde esté te iluminaré todos los días”.

"Si está escrito así, no lo voy a negar", dijo el acusado admitiendo sus cartas con su plan que quedó trunco



A lo largo del debate judicial, prestaron declaración numerosos testigos, entre ellos guardias, psicólogos y psiquiatras, una hermana de la víctima y la mujer que fue atacada.

La víctima, durante su declaración testimonial, fue contundente respecto a las agresiones previas y el maltrato que sufrió a manos de Luna, como al excesivo control que ejercía por los celos que tenía, al mismo tiempo que reveló su temor al imputado, quien le aseguró: “Cuando salga, te voy a matar”.

El fiscal Ricardo Toranzos destacó que la visita de la concubina fue minuciosamente planeada por Luna, y para ello, le ofreció una suma de 10 mil pesos a la víctima para que se presente el día del hecho.

Al respecto, el fiscal -asistido por el auxiliar fiscal Facundo Mirabella y la investigadora Evangelina Navarro- interrogó a personal del Servicio Penitenciario Federal, que dio detalles de los trámites realizados por Luna para la disposición del dinero y confirmó que esa suma se pagó a través de un cheque.

Al ser indagado por la fiscalía, Luna reconoció haber dispuesto ese dinero para su concubina, a quien le pidió que se presente a retirarlo, versión que también fue confirmada por la víctima, quien agregó que el acusado le pidió que fuera sola, sin la hija menor de ambos.

También durante el interrogatorio del fiscal, Luna terminó por reconocer su accionar homicida explicando detalladamente cómo logró ocultar el cuchillo con el cual agredió a su pareja, escondiéndolo dentro de un envase en el que llevaba un bizcochuelo, el cual nunca fue advertido por los guardias penitenciarios.

COMPARTIR: