Domingo 5 de Diciembre de 2021

Hoy es Domingo 5 de Diciembre de 2021 y son las 02:18 Te invitamos a escucharnos en VISION RADIO

26.3°


ECONOMIA

7 de junio de 2021

Aseguran que en noviembre los salarios recuperarían parte del poder adquisitivo

El Gobierno está esperanzado en que para el momento de votar en las próximas elecciones legislativas, y, vacuna mediante, aún algunos meses antes de eso, Argentina volverá a crecer.

Y que, al menos la proyección oficial que figura en el Presupuesto para este año de un alza del PBI de 5,5%, se cumplirá. Y que el estancamiento y leve caída del segundo trimestre sea sólo un mal paso fruto de las consecuencias de la pandemia.

Y que para el momento de ir a votar, el innegable mal humor que hoy tienen los asalariados por la pérdida en el poder adquisitivo de los sueldos, esté superado. 

La estrategia electoral del oficialismo tiene diferentes capítulos. Uno de ellos, obviamente importante, tiene un costado económico. Supone la coalición gobernante que para las legislativas de noviembre, la mayoría de la población ya estará vacunada; y la actividad nuevamente en una cierta normalidad. O al menos, adaptándose a nuevas estabilidades laborales y productivas. Y que habrá sectores hoy muy postergados que estén en plena recuperación.

Se prometen dentro del Gabinete Económico medidas generales y sectoriales para potenciar el crecimiento para la última etapa del año, coincidente con el cronograma electoral, y con la promesa a los candidatos que llegado el momento de mostrar resultados económicos la realidad será más optimista y beneficiosa que la actual.

El dilema político es otro. Desde el “ala política”, en todas sus dimensiones, se pregunta sobre la inflación y el poder adquisitivo real de los salarios para el momento de llegar a las urnas. El gobierno contesta la pregunta con auspiciantes datos. Se afirma que para el momento de votar, la situación de los salarios de los trabajadores en relación de dependencia tenderá a la mejora hacia fin de año por una combinación triple.

Se considera que el índice del IPC que mide el INDEC, tenderá a un ritmo de crecimiento de 2% para los últimos meses del año, dos puntos porcentuales menos que los registrados en los primeros cuatro meses del 2021. También provocará una mejora en el nivel de compra de los sueldos, la aplicación de la mejora en el tema Ganancias en los sueldos de menos de $150.000 mensuales de tope; la que comenzará a aplicarse, finalmente, desde la liquidación de los salarios de junio que la mayoría de los empleados en relación de dependencia recibirán a comienzos de julio.

Como sea, para el momento de votación ya estaría aplicándose la mejora. La tercer esperanza oficial es que para fin de año las paritarias de los principales sectores laborales del país ya estén operativas y con resultados concretos sobre los sueldos. Y que, en todo caso, la discusión sea si se habilitan o no las cláusulas gatillo o de revisión, dependiendo de los gremios que hayan negociado. La orden política que llegó desde el Senado, es que los sueldos este año no pierdan contra la inflación, y que, como mínimo, le empaten. Y que en el momento de ir a votar, la sensación sea de recuperación del poder de compra de los sueldos. Todo dependerá entonces del nivel de dominio que el gobierno demuestre sobre la inflación. Para esto el IPC debería ubicarse por debajo del 2%.

El gobierno tiene plena confianza en que la economía ayudará en el próximo semestre. Un informe reservado que circula dentro del gabinete explica las bases de ese optimismo.

 

Fuente: Ámbito.

COMPARTIR: